La sordera se puede clasificar en función de diversos criterios. Dependiendo del momento de aparición, del tipo y del grado de las mismas las perdidas auditivas pueden ser:

1.Según el momento de aparición del déficit auditivo, atendiendo a la adquisición del lenguaje:

  • Sordera Prelocutiva: la pérdida auditiva está presente antes de que se haya desarrollado el lenguaje (0 a 2 años).
  • Sordera Perilocultiva: la pérdida auditiva aparece entre el segundo y cuarto año.
  • Sordera Postlocutiva: la pérdida auditiva aparece cuando ya existe lenguaje, es decir, cuando las adquisiciones lingüísticas fundamentales están consolidadas.

2.Según la localización de la lesión:

  • De conducción o de transmisión: presentan alteraciones en la transmisión del sonido a través del oído externo y medio.
  • De percepción o Neurosensorial: son debidas a lesiones en el oído interno o en la vía nerviosa auditiva.
  • Mixta: Cuando existe al mismo tiempo una sordera la causa es conductiva y de percepción.

3.Según el grado de pérdida auditiva, atendiendo a la intensidad:

  • Pérdidas leves: el umbral de audición está situado entre (20 y 40 dB).
  • Pérdidas medias: la pérdida auditiva se encuentra entre (41 y 70 dB).
  • Pérdidas severas: la pérdida auditiva se sitúa entre los (71 y 90 dB).
  • Pérdidas profundas: en este caso la pérdida auditiva supera los 90 dB y se sitúa entre (91-100 dB).

 

Clasificación del BIAP (Bureau Internacional de Audiofonología)