Consulta a un especialista si:

– De 0 a 3 meses:

  • Ante un sonido no existe respuesta refleja
  • No le tranquiliza la voz de la madre
  • No reaccionada al sonido de una campanilla
  • Emite sonidos monocordes

– De 3 a 6 meses:

  • Se mantiene indiferente a los ruidos familiares
  • No se orienta hacia la voz de su madre
  • No responde con emisiones a la voz humana
  • No emite sonidos guturales para llamar la atención
  • No hace sonar sonajero cuando se le ofrece

– De 6 a 9 meses:

  • No emite (pa, ma, ta,…)
  • No vocaliza para llamar la atención
  • No juega con sus vocalizaciones, repitiéndolas e imitando las del adulto
  • No atiende a su nombre
  • No se orienta a sonidos familiares (no fuertes)
  • No imita canciones infantiles (‘lobitos’) o sonrie al reconocerlas
  • No dice ‘adios’ con la mano cuando se le dice la palabra

– De 9 a 12 meses:

  • No reconoce cuando le nombran a ‘papá’ y ‘mamá’
  • No comprende palabras familiares
  • No entiende una negación
  • No responde a ‘dame’ si no se le hace el gesto con la mano

– De 12 a 18 meses:

  • No dice ‘papá’ y ‘mamá’ con contenido semántico
  • No localiza la fuente del sonido
  • No señala objetos y personas familiares cuando se le nombran
  • No responde de forma distinta a sonidos diferentes
  • No se entretiene emitiendo y escuchando determinados sonidos
  • No nombra algunos objetos familiares

– De 18 a 24 meses:

  • No presta atención a los cuentos
  • No comprende órdenes sencillas si no se acompañan de gestos significativos
  • No identifica las partes del cuerpo
  • No conoce su nombre
  • No hace frases de dos palabras

– A los 3 años:

  • No se le entienden las palabras que dice
  • No repite frases
  • No contesta a preguntas sencillas

– A los 4 años:

  • No sabe contar lo que pasa
  • No es capaz de mantener una conversación sencilla

– A los 5 años:

  • No conversa con otros niños
  • No manifiesta lenguaje maduro ni lo emplea eficazmente y sólo le entiende su familia